Aliños para ensaladas

Aliños para ensaladas

Esas ensaladas impersonales, siempre iguales a sí mismas, se transforman en un santiamén con la ayuda, un poco mágica, de un buen aliño. Dice el saber popular: la ensalada, salada, poco vinagre y bien oleada. Esos son los ingredientes de una vinagreta básica.

Piensa, ante todo, en los gustos de los comensales. La receta clásica consta de tres partes de aceite y una de vinagre, pero admite todas las modificaciones posibles. Para hacer una vinagreta sencilla mide cuidadosamente dos cucharadas de vinagre y échalas en un recipiente pequeño; añade sal y pimienta a tu gusto, y remueve hasta que la sal se disuelva; agrega seis cucharadas de aceite de oliva y bate hasta que el líquido espese.

Si a la vinagreta así preparada le incorporas otros ingredientes verás cómo el sabor cambia y tu ensalada parece distinta. Aquí tienes una lista de posibilidades. Puedes añadir:

– Un diente de ajo, machacado con sal en el mortero.

– Dos rodajas de cebolla picadas.

– Un chorrito de salsa picante (Tabasco, por ejemplo).

– Dos cucharaditas de hierbas aromáticas trituradas (albahaca, mejorana, …).

– Una cucharada de perejil picado.

– Una cucharada de alcaparras en vinagre, escurridas.

– Una cucharadita de mostaza.

– Dos anchoas en aceite aplastadas, reducidas a pasta.

– Veinte gramos de queso Roquefort o azul, desmenuzado, una ramita de hinojo triturado y una cucharada de pasas pequeñas.

Recetas de aliños para ensaladas:

Como sabes la vinagreta base no es el único aliño posible, puedes conseguir variaciones sorprendentes. Por si no quieres arriesgarte, éstas son algunas preparaciones probadas:

Aliño de bajas calorías: sazona una tarrina de queso fresco de dieta con hierbas aromáticas trituradas, pimienta y el zumo de medio limón.

Aliño campesino: pimientos asados y pelados, en tiras, ajos pelados y fileteados, sal y aceite.

Aliño de crema: mezcla dos yemas de huevo cocido con una pizca de sal, otra de pimienta de Cayena, una cucharadita de mostaza y otra de azúcar; añade una cucharada de vinagre y remueve bien; incorpora 150 mililitros de nata líquida. Vierte, finalmente, otra cucharada de vinagre.

Aliño de mayonesa ligera: prepara una mayonesa del modo habitual, batiendo un huevo, agregando sal y pimienta y emulsionando con aceite. Alárgala con un chorro de nata líquida. Prueba y rectifica el punto de sazón a tu gusto.

Aliño de mostaza: coloca en un recipiente una yema de huevo, una cucharada de mostaza, sal, pimienta molida y estragón en polvo. Incorpora poco a poco aceite hasta conseguir el espesor que desees.

Aliño moruno: (proporciones para una ensalada grande) escalda dos tomates en agua hirviendo, pélalos y quita las semillas. Machaca en el mortero un diente de ajo pelado, un pellizco de cominos, otro de sal y media cucharadita de pimentón. Coloca todo en el vaso de la batidora, junto con el tomate, una cucharada de vinagre y dos de aceite, sazona con algo más de sal y pimienta y bate hasta conseguir una salsa homogénea y no muy líquida.

Aliño de nata y nueces: nata líquida, diluida con un poco de leche, condimentada con sal y pimienta y nueces troceadas en muy menudos pedazos, bien repartidas.

Aliño picante: mezcla perfectamente cuatro cucharadas de salsa de tomate, igual cantidad de aceite de oliva, dos cucharadas de nata líquida y unas gotas de Tabasco. Condimenta, si lo crees conveniente, con sal y pimienta, sin pasarte.

Aliño pistou: agrega a la ensalada unas hojas de albahaca conservadas en aceite.

Aliño de queso fresco: bate una porción de queso Philadelphia con un decilitro de leche descremada, añade dos cucharadas de zumo de limón y sazona con sal y pimienta.

Aliño de queso fuerte: aplasta 50 gramos de queso Cabrales con un tenedor, añade media cucharadita de mostaza, incorpora dos cucharadas de aceite, gota a gota y, finalmente, una cucharada de vinagre. Prueba el punto y condimenta con sal, si lo crees conveniente.

Aliño de salsa rosa: prepara tu mayonesa habitual y añade dos cucharadas de salsa ketchup.

Aliño de yogur: enriquece un yogur natural con un poco de nata líquida, condimenta con sal y pimienta a tu gusto, y bate ligeramente.

Consejos y anotaciones:

Recuerda que puedes dar a tu ensalada un suave gusto a ajo si frotas la ensaladera con un diente pelado y aplastado antes de colocar en ella los ingredientes. Si el recipiente es de madera todavía mejor.

¿Te ha resultado útil? Deja tu valoración:

Buscador de recetas:

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

También te puede interesar: